María Teresa Pérez

Antigua Madre del Colegio Mulhacén (y actual abuela)

Tenemos tres hijos varones: Luis, Juan y Pablo. Cuando llego el momento de decidir el centro educativo al que queríamos enviarlos, analizamos las diferentes ofertas que había al respecto en Granada.

Buscábamos en primer lugar una educación basada en valores cristianos. En segundo lugar, una formación académica de calidad. También buscábamos un ambiente donde los chicos, no solo fueran compañeros en el colegio, sino que fuera del mismo, siguieran relacionándose como amigos participando en actividades deportivas, lúdicas etc.  Esas características las encontramos en el Colegio Mulhacén. 

No obstante había un problema y era que teníamos que decidir entre invertir en su educación o permitirnos la familia una vida más desahogada, económicamente hablando.

Decidimos invertir en su educación y hoy, nos hemos encontrado con que a pesar de la crisis económica que estamos sufriendo, ha sido el valor que más nos ha producido y que no se ha visto afectado por la misma.

Luis es Ingeniero, Juan es Biólogo Marino y Pablo es Arquitecto, pero lo principal es que les ha debido ir muy bien con sus compañeros porque cada semana siguen yendo al Colegio a jugar al fútbol y a sus hijos los educan también allí.

Muchas gracias al Colegio por todos estos años.

11/02/2015